• Experiencia Emprendedora, noticias que tenés que saber.
  • Miercoles, 30 de Septiembre de 2020

DEL HONGO A LA FIBRA: EL DESARROLLO Y USO DE HONGOS PARA FABRICAR TEXTILES  

El siguiente artículo se publicó el pasado abril de 2016 y está escrito por Anna Brones. En él nos muestra el futuro del textil a partir de los hongos. Algo que beneficiaría tanto al medio ambiente como a las personas que lo usen por sus grandes propiedades.

La innovación en el diseño nos está mostrando que necesitamos repensar los recursos disponibles para nosotros. Para muchos diseñadores, el futuro de la fibra no consiste en sacar más recursos de la tierra, sino hacer que crezcan.

Considerar el hongo. Mientras que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a usar los hongos como alimento, muchos diseñadores han recurrido al micelio, la parte vegetativa de un hongo (sus raíces), para su uso como fibra. La última diseñadora en llevar esto a cabo ha sido Aniela Hoitink. Con la ayuda de Myco Design Lab, una colaboración de la Universidad de Utrecht, Officina Corpuscoli y Mediamatic, Hoitink confeccionó la manera de hacer una prenda completamente de micelio y el vestido resultante de su fibra MycoTEX se encuentra expuesta en la exposición Fungal Futures en Universiteitsmuseum en Utrecht.

“Tengo un gran interés en la tecnología y microbiología y siempre estoy buscando oportunidades potenciales para usarlos en los textiles”, afirma Hoitink. “Así que cuando vi una puerta abierta para la investigación del micelio, inmediatamente me interesé”. El micelio tiene un montón de grandes propiedades como el aislamiento, la repelencia al agua, anti microbiano o, incluso, para el cuidado de la piel. Estas propiedades son perfectas para usar en textiles”.

Esta fibra fúngica comienza en una placa de Petri, donde Hoitink hace que crezca el micelio.

“Después de dos semanas, el micelio está completamente madurado y puede ser cosechado. Tras eso, las formas del micelio tienen que ser marinadas en otro líquido. Luego se sacan y se ponen las formas circulares en un molde 3D de una figura femenina, es decir, cuando hago y moldeo la prenda. Durante el secado el micelio se pega y la prenda está lista”.

Esto no sólo hace que la prenda sea única, sino que también sea totalmente compostable, algo que Hoitink cree que debe ser una consideración del proceso de diseño. “Hoy en día nuestra tasa de consumo es cada vez mayor y, como parte de esa cultura, casi no reparamos en nada. Entonces, ¿Por qué no basar nuestra producción de textiles y prendas de vestir en ese cultivo desechable y hacer prendas que sean 100% biodegradables?, pregunta Hoitink. “De esta manera, todavía podríamos comprar cosas nuevas y tirar las viejas, sin realmente añadirlas a la enorme montaña de residuos textiles”.

Desde el crecimiento de los zapatos hasta los materiales de construcción, cuando se trata de un material sostenible, el micelio tiene mucho potencial. Pero primero tenemos que abordar nuestra percepción de ello.

“La gente tiende a ignorar los hongos porque los asocian con algo asqueroso”, afirma Maurizio Montalti, el diseñador detrás de la exposición Fungal Futures. Montalti también trabaja con el micelio, fundando así la compañía Mycoplast en 2015.

 “Si sólo aceptáramos ser parte de la naturaleza en lugar de dibujar la típica separación entre el hombre y la naturaleza…”, dice Montalti, “es alimento para el público”.

Pero no sólo es comida para el pensamiento del público; las exposiciones como Fungal Futures son un reto para la industria también.

Al igual que Montalti, mientras que su diseño de vestidos es único –una especie de fungi couture- Hoitink ve potencial para el uso del micelio a una escala más grande, sobre todo teniendo en cuenta sus propiedades. Por ejemplo, sus poderes antibacterianos. “El micelio puede ser anti microbiano y puede cuidar de la piel. Esas propiedades ya forman parte de los hongos; Es sólo cuestión de usarlo de la manera correcta”, dice Hoitink. “No necesitamos productos químicos ni capas de plata para agregar estas funciones adicionales”. Para dar propiedades antimicrobianas textiles, las nano partículas de plata se incorporan a fibras como el nylon. Pero estas nano partículas tienen un costo. De acuerdo con la organización sin fines de lucro Beyond Pesticides, “Muchos consideran que la plata es más tóxica que otros metales cuando están en forma de nana escala, y que estas partículas tienen un mecanismo de toxicidad diferente en comparación con la plata disuelta. Los científicos han llegado a la conclusión de que las nano partículas pueden pasar fácilmente a las células y afectar a la función celular, dependiendo de su forma y tamaño”.

Para cualquier aplicación textil donde las propiedades antimicrobianas son deseables, Hoitink ve un potencial para el micelio. “La ropa es mi objetivo final, pero hay más aplicaciones”. “Piensa en las cortinas antimicrobianas en los hospitales o en los tejidos absorbentes húmedos de las casas antiguas”.

De hecho, el micelio ya se está utilizando en una variedad de formas de fibra. Ecovative Design produce tanto Myco Foam como Myco Board, alternativas respetuosas con el medio ambiente a la espuma de poliestireno y tableros de partículas. Además, para cualquier persona que esté interesada en experimentar con fibras fúngicas, la compañía fabrica un kit GIY Mushroom Materials para que pueda producir sus propias fibras en casa. En Dinamarca, el diseñador de producto Jonas Edvard ha utilizado el micelio para crear una fibra llamada MYX, que utiliza pantallas de lámparas. Estos diseñadores consideran el micelio como una alternativa sostenible y renovable a los productos derivados del petróleo, y Montalti confía en que, si las investigaciones pueden continuar dedicando tiempo al micelio, tendremos la oportunidad de hacer la transición de los productos derivados del petróleo.

“Estoy seguro de que estos materiales tendrán un fuerte impacto en el mercado y se convertirán en una de las alternativas más variables a los sintéticos”, augura Montalti.

Sin embargo, llegar no sólo requiere pensar de manera innovadora en cuanto a los materiales se refiere sino, sobretodo, el sistema a mano.

“El momento en el que tratamos de competir con los materiales plásticos es un desafío difícil”, señala Montalti, “hay diferentes parámetros a tener en cuenta al mirar el valor del producto”.

Un sistema más sostenible requerirá materiales innovadores, pero también, como Montalti señala “una nueva forma de modelo de negocio”. Uno que no sólo se centra en las ganancias a corto plazo que vienen a cualquier costo. “Todo tiene que ser cuestionado,” dice Montalti, y eso significa no sólo cómo hacemos los materiales, sino en qué sistema los vendemos y cómo hacemos negocios.

Cuando se trata del futuro de la moda, Hoitink está de acuerdo, señalando que, para seguir adelante, tenemos que desafiarnos a no sólo aplicar nuevos materiales con los métodos antiguos, sino a repensar toda la manera de producir ropa.

“La gente está atascada en las viejas formas de producción de ropa”, dice Hoitink. “La gente me pregunta si podría hacer un hilo de Mycelium. Pero, ¿por qué debo poner mucho más esfuerzo en intentarlo así si las piezas de cultivo son mucho más rápidas y respetuosas con el medio ambiente? Uno de los problemas del reciclaje es que el hilo no es lo suficientemente fuerte para el tejido, hay que añadir nuevos hilos a los hilos ya reciclados para utilizarlos en las máquinas industriales. Pero, ¿por qué no estar abierto a nuevas maneras de confeccionar prendas de vestir?

Fuente del artículo: slowfashionnext / Brooklyn Fashion + Design Accelerator

 

Comentarios

Informate antes que nadie

Recibe por email todas las noticias